Tag: Comunidades de práctica

LEGO© SERIOUS PLAY

LEGO© SERIOUS PLAY

2015/01/15 | By | Add a Comment


LEGO 2

 

 

¿Qué es?

LEGO© SERIOUS PLAY (LSP) es una metodología utilizada para la exploración de problemas e identificación de soluciones a través de un proceso de construcción participativa y en tiempo real de metáforas a partir de bloques de LEGO.

Recientemente, el equipo de ICA2 condujo en REPSOL unos talleres basados en esta metodología. El objetivo principal fue determinar, mediante unas dinámicas de construcción, trabajo en equipo y juego a través de piezas LEGO©, cuáles eran las actitudes, cualidades y comportamientos que deben tener los Líderes de las Comunidades de Práctica de Repsol.

Con esta metodología se consiguió crear un ambiente distendido donde los participantes dejaron ir su mente para representar sus ideas y propuestas a través de las piezas.

¿Por qué es efectiva la metodología?

  • Las piezas de Lego sirven como lenguaje común que todo el mundo puede utilizar.
  • Asegura una comunicación más concreta y precisa, utilizando visualizaciones en 3D, metáforas e historias (modelos).
  • Permite “desbloquear” conocimiento que se encuentra en niveles profundos de la conciencia, gracias a la relación mano-cerebro. Cuando construimos un modelo somos capaces de expresar mas cosas que cuando hablamos o escribimos.
  • El foco está en los modelos y eso hace que siempre se esté muy enfocado en el objetivo, y que se generen muchas menos tensiones personales (se habla del modelo y no del constructor, lo que establece un diálogo seguro y de mayor confianza).
  • Todos participan por igual, y las metáforas de su modelo deben ser incluidos en los análisis compartidos, por lo que la solución final se basa en la agregación de criterios y no en el consenso.
  • ¡Es divertido!. Construir con legos, aporta diversión y un componente experiencial que hace que la dinámica fluya, saque lo mejor de los participantes y deje huellas favorables tanto a nivel intelectual como emocional.

 

Quien se lo pasa bien, ¡aporta y aprende mas!

 

Un abrazo

 

Community Serious Play

Community Serious Play

2014/11/17 | By | Add a Comment

El fenómeno de reflexión se fomenta con el entretenimiento por eso la pasión por lo que haces refuerza todo lo que tiene que ver con la gestión del conocimiento. De tal manera que estos días de llegada del frío a Madrid decidimos en ICA2 realizar una pequeña sesión interna para desplegar el potencial del conocido como “Lego Serious Play” y así fue. Por mi parte os presento mi creación, que ahora os explico.

Lo primero una comunidad se entiende como un espacio de interés común, ahí está el punto de encuentro, la placa de lego gris del fondo. Espacio en el que las personas ponen en común sus conocimientos, a veces en versión repositorio (¿veis la ensaladera de cristal del medio?)  y otras en un ejercicio de socialización, de tácito a tácito, ahí si me quedaron bien los canutos rojos. Este plano es el que aplica al denominado “equipo motor” de la comunidad. LEGO

Eso sí la comunidad requiere un ambiente de confianza, de empatía, de “buen rollo” para facilitar los procesos de conocimiento (de ahí la carita contenta que se ve un poquito al fondo), una tarea de estar al tanto de lo que sucede en el mundo con la temática clave de la comunidad (podéis ver la antena fosforito), un plano de buenas prácticas a compartir (el engranaje, lo que funciona), y, finalmente, un escenario creativo (esa es la flor, como algo que nace nuevo).

Ahora bien, la comunidad se conecta con flujos de información y conocimiento externo, con colaboradores habituales (el muñequito en azul) y otros agentes que le aportan ideas o requieren consultas.

Obviamente faltan muchas cuestiones como las tecnologías, las métricas, la estrategia, etc., pero una imagen o una construcción vale más que mil palabras, ¿verdad?

 

Un abrazo.

Comunidades de práctica: del excel al powerpoint

Comunidades de práctica: del excel al powerpoint

2014/01/24 | By | Add a Comment

Las organizaciones preocupadas por su sostenibilidad suelen apostar más por el Excel que por el Powerpoint.

crowd

Hablamos de proyectarnos hacia el futuro pero realmente lo que nos vamos mirando son los “pies”, tratando de salvar el mes. Cuando la preocupación se vuelve “racional” y no solo “emocional” entonces surge el viaje hacia “lo que sabemos”, nuestros dominios, nuestros conocimientos clave, todos ellos asociados a procesos de la organización, pero ¿cuáles? pues los más críticos, los que se suelen denominar “pilares”.

Aquí se posiciona con fuerza el ámbito “colaborativo” dado que las fuentes del valor, de nuestra ventaja competitiva se articulan socialmente, en conexión, en red, en grupo, y ese mismo paradigma de colaboración es sobre el que se construye el “saber hacer”.

A partir de esta aproximación nos encontramos con el concepto de “comunidad” y de “práctica”, evidenciando el vector tridimensional asociado a este discurso, a saber, “socialización”, “conocimiento” y “experiencia”. Darse cuenta de este escenario, ponerse manos a la obra y apostar por el talento que tenemos es básico para complementar la visión del Excel.

Colaborar con retos, con necesidades, con preocupaciones compartidas desde la óptica de la búsqueda de nuevas soluciones es realmente la esencia de una comunidad que proyecta su conocimiento hacia la innovación, hacia el “refresco” de la propuesta de valor.

Chao!

Factores clave para las Comunidades de Práctica

2013/03/13 | By | Add a Comment

dummie_cubo_color_ICA2

El concepto “Comunidad de Práctica” reside en la esencia del oficio, en lo más profundo de la especialización dado que une a sus miembros por un vínculo afectivo con una temática concreta, si esto no es así, su tracción requerirá de predicación y esfuerzo motivador externo e intenso, complicado ¿no?.

En este sentido la propia identidad y encuadre de la organización genera el caldo de cultivo básico para que afloren o se decanten naturalmente las prácticas críticas que sostienen o legitiman el negocio.

Dictarlas puede ser un enfoque banal si las prácticas no se sienten críticas o motivadoras. Obviamente en el ámbito de las organizaciones deberían acompasarse ambas características, no sirven recetas de un ingrediente.

Por tanto, estas comunidades llevan en su genética impresa la oportunidad, y más si cabe la sostenibilidad del negocio, claramente vinculada con la evolución del conocimiento, sobre todo del que reside en el componente tácito, el que es verdaderamente diferenciador.

Lo que sucede es que esa oportunidad se confunde con diferentes resultados, a saber, establecer un marco social de debate e intercambio, producir resultados a modo de manuales, estudios, etc., y configurar un branding o liderazgo efectivo en la temática especializada en cuestión.

Todo este empuje necesario abre una puerta a los aspectos psicológicos que caracterizan el manejo de los equilibrios entre los objetivos organizativos e individuales, lo que posiciona a las comunidades de práctica como herramienta corporativa dejando al margen otros esquemas de comunidad que salen del contexto de las organizaciones.

Sin duda una comunidad de práctica tiene sentido y será cuando este equilibrio esta cerca de su punto medio haciendo énfasis en la secuencia individual-corporativo dado que la contraria suele pervertirse como parte de un ejercicio de autoridad contraproducente con el espíritu colaborativo, participativo y constructivo de estas comunidades. Es evidente que la reciprocidad es un factor elemental para este tipo de mecanismos.

Ahora bien cuanto mayor es la comprensión de los retornos que producen las comunidades de práctica “más terreno gana al organigrama”, requiriéndose cierta proactividad e incluso productividad aflorando la necesidad de plantear la tarea del coordinador o moderador de estas comunidades, papel multifunción que va más allá del control, ejerciendo labores dinamizadoras, de liderazgo, de proposición, de enganche con los rendimientos esperados por la organización.

Sin embargo esta figura no puede decretarse, deriva del reconocimiento social del oficio, de patrones culturales que permiten discriminar e identificar ese carácter diferenciador que requiere esta crítica función.

Relacionado con este argumento se encuentra un ejercicio de notoriedad que legitima y ensalza la tarea específica de las comunidades de práctica, situación que se convierte en sencilla si su conexión con objetivos del negocio es clara, evidente y lo más directa posible. Por tanto desde el liderazgo interno y, sobre todo, desde la consideración externa, se configura un halo de branding hacia la comunidad de práctica en su conjunto e incluso bajando al plano de los individuos. Crear una referencia, internacional (así debería ser), no depende de lo que la comunidad de práctica es, sino de lo que considera que es la comunidad temática mundial relacionada con la especialidad concreta.

De todas formas, este escenario colaborativo desarrollo un fenómeno de clusterización del conocimiento que apoyado en varios de los aspectos ya comentados parece asentar su funcionamiento en el establecimiento de clanes donde criterios como afinidad, confianza, etc., inyectan energía al motor de las comunidades de práctica cuya velocidad se correlaciona con los niveles de cohesión existentes en estos entornos. Se podría plantear que en las comunidades de práctica no sólo es importante la práctica sino también la comunidad, un ejercicio de comunión se encuentra en el camino del éxito.

Ahora bien estos patrones reconocen un comportamiento deseado que debe diferenciar a los individuos seguidores (activos) de los no seguidores (pasivos), si esto no es así pueden resquebrarse los pilares del fenómeno comunitario dado que como contexto social que es, genera interactividad con otros colectivos, comparaciones inevitables que pueden promover u obstaculizar las actitudes necesarias para las comunidades de práctica. Este patrón se ciñe a la existencia de una política, un ambiente, unos códigos que suelen encapsularse en el concepto “cultura” cuya característica relativa a compartir, transferir y socializar resultan ser condiciones de base ineludibles.

Cultura que se estructura en el espacio social, generalmente laboral, que hasta hace pocos años se caracterizaba por un planteamiento de “socialización presencial”, lo que restringe el fenómeno de las comunidades de práctica a momentos y lugares, binomio que se rompe con las tecnologías de la información y las comunicaciones, conectando interesados y apoyando la labor de generación de trazabilidad de los registros intercambiados. Por tanto todo el nuevo paradigma de internet abre un contexto de exponencial desarrollo para profundizar en el conocimiento como objetivo de las comunidades de práctica.

No obstante, esta apertura impacta más en la accesibilidad que en la cantidad dado que posiblemente esa condición de clan, de familia no puede ser exagerada en número lo que supone que las comunidades de práctica desarrollan su potencial en una dimensión intermedia, con suficiente empuje para considerar una integración de voluntades y puntos de vista pero con la concentración suficiente para cumplir con muchos de los aspectos básicos que las dinamizan.

Nos vemos.

 

CURSO ONLINE – “Gestión del Conocimiento 2.0: Comunidades virtuales y Social Media”

2013/03/12 | By | Add a Comment

CEDDET

La Fundación CEDDET ofrece la primera edición del curso online “Gestión del Conocimiento 2.0: Comunidades Virtuales y Social Media”.

El curso está dirigido por el profesor de la Universidad Autónoma de Madrid Carlos Merino quien forma parte de nuestro equipo de ICA2 y se imparte siguiendo el modelo pedagógico de la Fundación que está avalado por más de diez años de experiencia y que se basa en reflexionar y construir juntos, favorecer la crítica, y autocrítica constructiva, y fomentar la colaboración entre profesionales. Nuestro lema es “Conectando experiencia y conocimiento”.

Todos los participantes que superen el curso serán invitados a formar parte de la Red de Expertos en Gestión del Conocimiento de la Fundación CEDDET.

Puede consultar el programa del curso, precios y descuentos disponibles en la presentación: http://ow.ly/iNX9K

Para inscribirse en el curso debe de darse de alta en el portal www.ceddet.org y posteriormente formalizar su inscripción. Si tiene alguna dificultad para realizar su inscripción consulte los manuales de ayuda.

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para aceptar tanto dichas cookies como nuestra política de cookies. Lea nuestra política de cookies.

Política de cookies


1. ¿Qué son las cookies y por qué las utilizamos?

Una cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.

Es importante destacar que el uso de cookies no proporciona datos personales del usuario, que de cara a innoemotion.com permanece anónimo.

El usuario puede configurar su navegador para no aceptar el uso de cookies, en cuyo caso la personalización de la experiencia no se aplicaría aunque sí podrá seguir accediendo a los contenidos de nuestra web con normalidad.

En la página de Wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/Cookie_(informática)) es posible obtener más información acerca de las cookies y cómo funcionan.

2. ¿Qué tipo de cookies utilizamos?

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

3. ¿Cómo deshabilitar las cookies en el navegador?

La mayoría de navegadores actualmente permiten al usuario configurar si desean aceptar cookies y cuáles de ellas. Estos ajustes normalmente se encuentra en las ‘Opciones’ o ‘Preferencias’ del menú de su navegador.

Estas son las instrucciones para configurar las cookies en los principales navegadores:

Chrome: Configuración -> Mostrar opciones avanzadas -> Privacidad -> Configuración de contenido.
Para más información, puede consultar el soporte de Google o la Ayuda del navegador.

Firefox: Herramientas -> Opciones -> Privacidad -> Historial -> Configuración Personalizada.
Para más información, puede consultar el soporte de Mozilla o la Ayuda del navegador.

Internet Explorer: Herramientas -> Opciones de Internet -> Privacidad -> Configuración.
Para más información, puede consultar el soporte de Microsoft o la Ayuda del navegador.

Safari: Preferencias -> Seguridad.
Para más información, puede consultar el soporte de Apple o la Ayuda del navegador.

Cerrar